Falleció este domingo un símbolo del ciclismo mendocino “El condor” Ernesto Contreras

Falleció este domingo un símbolo del ciclismo mendocino “El condor” Ernesto Contreras

Su nombre será recordado como el de otros tantos destacados del deporte de esta provincia cuyana, a los 83 años, corrió su última carrera hacia la meta final, allí lo esperaba una corona eterna que recibió de su Señor y salvador Jesús.

Abrazó desde joven al ciclismo como su gran pasión, su perseverancia disciplina y dedicación lo llevaron al podio.

Luego de sufrir un infarto al corazón contrajo Covit 19, debilitado su cuerpo por la edad falleció a los 83 años el día domingo. La Iglesia Evangélica Pentecostal acompaña a sus familiares en este doloroso momento y le da el más sentido pésame.

El hermano contreras como se lo conocía en la iglesia abrazó el evangelio con una pasión mayor aún que el ciclismo, comprendiendo que su vida dependía y estaba en manos de jesucristo. Amante de Dios guardó la palabra con su ejemplo, predicando el evangelio en todo momento aun en las instalaciones del velódromo que lleva su nombre, un merecido homenaje que se le hizo en vida. En los últimos tiempos se congregó en la Iglesia Casa de Oración de la IEP en El Plumerillo, pastoreada por él Pr Juan gómez y su esposa Rosa.

El Gobernador de mendoza Rodolfo Suárez despidió al “Cóndor” con sentidas palabras por las redes sociales.

Su trayectoria:

El Cóndor de América fue campeón argentino ocho veces de manera consecutiva en pista, al coronarse entre 1956 y 1963 en persecución individual. Además, fue campeón nacional de kilómetro con partida detenida en pista en 1961; tres veces campeón argentino de ruta en 1959, 1970 y 1971.

A nivel internacional, se consagró campeón americano de pista en persecución individual en Brasil 1958 y fue campeón rioplatense en persecución individual en 1957, 1957 y 1961 y fue vencedor del Cruce de Los Andes dos veces y participó en cuatro mundiales: Holanda 1959 (8º), Suiza 1961 (4º), Italia 1963 (7º) y Uruguay 1969 (2º).

Su talento en las dos ruedas lo llevó a disputar tres veces los Juegos Olímpicos. En Roma 1960 logró el quinto puesto, fue octavo en Tokio 1964 y noveno en México 1968 en persecución por equipos, donde también fue séptimo en los 100 kilómetros contrarreloj en ruta.

Impactos: 9

Deja una respuesta