Destruidas, alquiladas o vendidas: El trato del gobierno chino a las iglesias cristianas

Destruidas, alquiladas o vendidas: El trato del gobierno chino a las iglesias cristianas

11 Nov, 2020

El Partido Comunista de China está demoliendo iglesias y lugares de culto para convertirlos en centros de entretenimiento fábricas o «centros culturales» como medida para que los cristianos no se reúnan.

Destruidas, alquiladas o vendidas: El trato de gobierno chino a las iglesias cristianas
Por años, el gobierno chino ha tratado de acabar con el cristianismo en la nación, pero esto solo ha logrado el que evangelio se expanda más.

Bitter Winter, un portal que monitorea las violaciones a la libertad religiosa en China, informó que las autoridades de una ciudad de la nación cerraron una iglesia local por «organizar reuniones ilegales» y negarse a unirse a la Iglesia de las Tres Autonomías.

Al siguiente mes, el templo se había convertido en una «Estación de práctica de la civilización para la nueva era».

Este es un proyecto nacional lanzado por el gobierno para alentar a las personas de fe a abandonar las religiones y seguir al Partido.

«Se colocaron carteles de propaganda del partido por todas partes en el lugar y se llevaron mesas de tenis», dijo un miembro de la iglesia

ARTÍCULO RELACIONADO: Destruyen una iglesia en Portland durante disturbios electorales

De acuerdo con Bitter Winter, los últimos meses más de 70 lugares protestantes, incluidas las iglesias de las Tres Autonomías aprobadas por el estado, fueron cerradas en las ciudades de Lianyungang y Suqian.

Al parecer, las autoridades también están alquilando y vendiendo templos vacíos y que no se usan.

Una iglesia que no se había usado en un tiempo fue alquilada, mientras que otra fue vendida durante esos días por un equivalente a 3,000 dólares«El gobierno está erradicando iglesias», dijo el director de la iglesia.

Por otro lado, en la ciudad de Suqian, una iglesia cerrada se convirtió en un salón conmemorativo para los héroes revolucionarios de China.

Los trabajadores contratados por el gobierno quitaron una cruz del edificio y la reemplazaron con un gran pilar con un letrero que dice «Dios ama al mundo»

Sobre la entrada de la iglesia se colocó un letrero que decía «Auditorio político y militar del distrito de Huaihai».

«La iglesia ahora se utilizará para enseñar a la generación joven sobre el espíritu revolucionario de China», explicó un funcionario de la aldea.

Durante los últimos años, han surgido numerosos reportes de ataques del gobierno chino hacia la fe y las iglesias.

Las medidas que las autoridades usan van desde el cierre y demolición de iglesias hasta encarcelamientos.

Son muchos los organismos que han criticado y señalado las hostilidades del Partido Comunista hacia las personas de fe; ya que se considera una violación a los derechos humanos.

Impactos: 3

Deja una respuesta